Autor: Stephany Calderón Hurtado


periodista, coach y escritora de poesía
MEDIO: REVISTA MUSICAL M3 MAG
Rafael y Victoria Santa Cruz, al igual de muchos integrantes de linaje de los Santa Cruz, dejan un legado irremplazable en la música criolla del Perú.

​Una nube oscura cubre a la música criolla. Los asientos de los integrantes de la generacional familia Santa Cruz van quedando vacíos: Rafael y Victoria Santa Cruz, grandes exponentes de la música afroperuana fallecieron hace un par de meses, y ahora pasan a la lista de recuerdos de la música criolla en el Perú.
RAFAEL SANTA CRUZ
No fue mucho desde que vimos a Rafael Santa Cruz participando en un concierto de la Feria del Hogar en Chorrillos, sin sospechar que dejaría los escenarios rápidamente, creando un agujero en la cultura del país y dejando un público anonadado.
Hijo del reconocido torero Rafael Santa Cruz, nace este multifacético artística con el mismo nombre. Fue músico, considerado como embajador del cajón peruano en el extranjero. Siempre será recordado por sus apariciones en la pantalla chica, diversas series y novelas peruanas como “Que buena raza”, “Los de Solar”, entre otros.
También se desempeñó como educador y activista dentro de la comunidad afroperuana y se unió a la Mesa contra el Racismo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, cruzada que se propuso erradicar cualquier tipo de práctica o manifestación racista y discriminadora en la sociedad.
A Rafael no le fue fácil lograr el éxito que obtuvo, pues en sus primeros pasos en la TV, él mismo fue víctima de racismo luego de que le propusieran hacer el papel de un árbol parado. En otros casos le exigían cumplir con determinados rasgos que lo alejaban de sí mismo. Sin embargo, poco a poco fue demostrando el talento que tenía, hasta convertirse en uno de los rostros conocidos de la TV.
Para promocionar el cajón peruano enseñó a colegios junto con el grupo “Únete Afro”. En el 2004 publicó su libro “El Cajón Afroperuano”. Y luego fue invitado para participar en el Festival Cante de las Minas, en homenaje a Paco de Lucía, famoso guitarrista español, también fallecido este año.

VICTORIA SANTA CRUZ
Otra de las muertes que lamentó la música criolla, fue la de Victoria Santa Cruz. Imponente artista del arte afroperuano desde finales años 50. Conocida por sus coreografías conjuntas con el teatro y danza negra.
Hija de Nicomedes Santa Cruz, comenzó su carrera artística en el grupo Cumanana en el año 1958, junto a su famoso hermano, el decimista Nicomedes Santa Cruz.
A pesar de haberse retirado de la música en los últimos años de su vida, logró llevar su talento alrededor del mundo, como Italia, Rusia, España, y Argentina.
Victoria Santa Cruz fue compositora y estudiosa del arte afroperuano. Fundó la compañía “Teatro y Danza Negras del Perú” con la que realizó diversas presentaciones alrededor del país. Y entre 1973 y 1982 fue directora del Conjunto Nacional de Folclore del Instituto Nacional de Cultura.
Debido a su vejez y los problemas de salud que complicaron su condición, esta heroína del arte afroperuano nos dejó a los 91 años.
No queda duda que a la vez que se extiende la lista de las figuras representativas de la música criolla que van volviéndose ausente, crece también la valoración y el consumo por la música negra que formó parte de la Historia que echó raíces en nuestra cultura.